NOTAS MARGINALES SOBRE LOS ACONTECIMIENTOS DE PARÍS | Leftcom

NOTAS MARGINALES SOBRE LOS ACONTECIMIENTOS DE PARÍS

La crisis de este maldito sistema capitalista de producción solamente nos ofrece la barbarie social y económica interminable. La devastación económica ha aumentado el parasitismo financiero y la especulación, primero como efecto y luego como causa del colapso de un sistema económico que está luchando para escapar de sus contradicciones irreconciliables. Ha llevado el desempleo, la inseguridad laboral y el empobrecimiento a la clase obrera, y la proletarización progresiva a las clases medias. Hemos tenido recortes drásticos en el estado del bienestar, encogimiento de pensiones, el asalto a las condiciones de vida de millones de trabajadores y las políticas devastadoras de sacrificio; todo por una supuesta recuperación económica que está siempre a la vuelta de la esquina. De hecho, sin embargo, todo esto es para la perpetuación de un sistema social que, para sobrevivir, tiene una necesidad absoluta de hacer la guerra en el mundo de trabajo en términos de aumento de la explotación y menor protección para los que producen la riqueza para los gestores y administradores de capital.

Socialmente la crisis capitalista ha producido toda una serie de monstruos ideológicos que justifican la violencia, en la búsqueda agresiva del interés propio a través de una serie de guerras. Detrás de las trampas ideológicas, de justificaciones supuestamente “democráticas" religiosas o seculares, dictatoriales o "populistas" está la barbarie que alimenta el capitalismo como resultado de sus propias contradicciones. En términos simples, la burguesía del Occidente "cristiano y democrático" ha atacado de una manera imperialista el Medio Oriente árabe y musulmán por el petróleo con todas las consecuencias que se derivan de esto. En el mismo sentido imperialista, a pesar de tener menos poder financiero y militar, una parte del mundo islámico ha reaccionado. En medio de todo esto está la cuestión habitual de la energía y los ingresos del petróleo, que dan lugar a alianzas políticas cambiantes y, cuando sea necesario, la devastación de las guerras se lleva a cabo directamente o por delegación.

Los trágicos acontecimientos de París sólo pueden ser evaluados dentro de este marco. La cuestión no se trata de libertad de expresión ni la condena fácil del terrorismo islámico, como si el Occidente no tenía nada que ver con eso. No olvides que, en su tiempo, los talibanes y Al Qaeda antes de ellos, eran criaturas de los EE.UU. en su guerra contra el imperialismo soviético en Afganistán. Antes de tomar un camino autónomo el propio Estado Islámico consiguió financiación, armas y apoyo político de los EE.UU., Arabia Saudita y Qatar. Los estados que ahora están combatiéndolo lo hacen porque se ha escapado de su control y amenaza con interrumpir sus intereses estratégicos. Pero escribimos acerca de todo esto en el número anterior de Battaglia Comunista. Ahora queremos hacer hincapié en otro aspecto: la actitud de las fuerzas políticas occidentales en respuesta a lo que ocurrió en Francia después de los acontecimientos de París.

La Derecha pronto levantó sus aullidos de venganza. En Francia, como en Alemania e Italia, tomaron la iniciativa de proponer la necesidad de la pena de muerte. Hoy en día contra el terrorismo islámico, mañana contra cualquiera que se interponga en contra de las instituciones "sagrados" de la familia, de Dios y de la patria, al igual que en los viejos tiempos. Ellos han tipificado como delito la inmigración, convirtiendo cada migrante en un asesino potencial. Han hecho el color de la piel de alguien la marca humana y social indeleble de los que deben ser excluidos, rechazados y condenados. El Derecho finalmente ha sido capaz de izar sus banderas de la xenofobia, el racismo más vulgar, la homofobia y todo el bagaje ideológico que hace unas décadas, en una crisis tal vez menos virulenta que ésta, fue la base para la justificación de una guerra mundial, donde más de cincuenta millones de personas murieron en el holocausto más infame de la historia registrada.

El mundo moderado, "democrático", pero igualmente conservador, correctamente clamó contra el horror del terrorismo islámico. Por supuesto, se olvidó el terrorismo mucho mayor del mundo occidental y cristiano que, en nombre de la lucha contra el terrorismo y traer la democracia, ha demostrado que no necesita lecciones de nadie cuando se trata de la barbarie. En la actual coyuntura, al mismo tiempo que destaca la distinción entre el Islam radical y moderado, aunque no criminaliza la inmigración, se están aprobando leyes que limitan la actividad y aumentan el control social en caso de una emergencia "Coulibaly". Tienen planes que pretenden reprimir a otros "crímenes" que pondrían en duda todo el sistema, pero esta vez, en el nivel de la lucha de clases. Mientras tanto, la clase dirigente europea, tanto de centro-derecha y centro-izquierda, acepta la distinción entre el Islam moderado y radical, y están trabajando en el chantaje. Por ejemplo, en Italia se promete el derecho de residencia, no a aquéllos que huyen del hambre y de la guerra y la muerte para ellos y sus hijos, sino a los que denuncian a los compatriotas que son sospechan de terrorismo.

La tragedia ideológica más patética está filtrando por las filas de una izquierda débil, disfrazada de comunista y revolucionaria. La confusión reina en el antiguo y el nuevo medio estalinista, así como entre los órganos alternativos de lucha ideológicamente mal definidos. La lucha del pueblo se confunde con la lucha de clases, el terrorismo para la revolución, y el extremismo religioso a veces reaccionario y bárbara para el radicalismo de la lucha proletaria. Muy a menudo apoyan el nacionalismo y el fanatismo religioso que les llevan a defender regímenes dictatoriales hasta el amargo final. Regímenes cuyo único "mérito" es ser vistos como víctimas de la agresión occidental, como en el caso de Siria o Libia, y no como parte de un marco imperialista más complejo. Es cierto que hay un contexto social a todo esto que tiene sus raíces en la crisis y las dificultades económicas. Sin embargo, es igualmente cierto que una vez engañados, estos militantes se convierten en herramientas ciegos en las manos de los mitos religiosos y el nacionalismo eterno, inspirados por objetivos imperialistas encubiertos y abiertos de carácter conservador y reaccionario. A partir de aquí es un pequeño paso para apoyar políticamente el antiguo Al-Qaeda, los partidarios de Assad o considerar como antiimperialista cualquier otra expresión del terrorismo islamista. Incluso si se han producido fuertes condenas de las ejecuciones horribles de prisioneros occidentales, así como de los nuevos avances militares "del califato" en Siria e Irak (inicialmente debidos a la financiación estadounidense y saudí) desde el interior de esta "izquierda" todavía hay ilusiones. Nada les impide pensar que, una vez separado del cordón umbilical imperialista y de actuar, no para, sino contra el antiguo patrocinador, no podría ser, en un futuro aún no definido políticamente, un papel de alguna manera "positiva" para el " Califato Negro ", mientras sigue siendo atacado por el Oeste, los EE.UU. y sus aliados islámicos coludidos, porque es "objetivamente" anti-imperialista.

Hay esencialmente dos justificaciones confusas ya veces contradictorias para un apoyo más o menos incondicional, no sólo para los eventos en París, sino para las atrocidades relacionadas con el fundamentalismo religioso reaccionario, o el nacionalismo más reaccionario, como ya ha ocurrido en el pasado. La primera es que estos movimientos y sus organizaciones militares son la expresión de una conciencia política antiimperialista y por lo tanto dignos de apoyo acrítico. Estas personas se olvidan, sin embargo, que el primer requisito del anti-imperialismo es la lucha contra las relaciones capitalistas de producción. Si no es el anticapitalismo no es anti-imperialista. Confunden la lucha de las organizaciones de las franjas más despiadadas de la burguesía con la lucha de clases que, en realidad, todavía no ha aparecido y estas prácticas y políticas se combinen en contra de ésta para que no nazca nunca. Esto permite que un solo incidente terrorista, una guerra civil o una lucha sin cuartel ofensiva o defensiva que no raye el sistema capitalista de ninguna manera, llegue a ser una herramienta eficaz en manos del conservadurismo económico y la represión política. En términos políticos, la clase obrera tiene que organizar su propio partido, con una estrategia autónoma y una táctica adecuada, que toma su destino en sus propias manos, para que el anti-capitalismo se convierta en la base fundamental de la lucha contra el imperialismo. Si no, su destino estará en las manos de una u otra facción burguesa sea secular, religiosa moderada o radical, por objetivos que no sólo no pertenecen a ella, pero que dan un apoyo crucial a su enemigo de clase.

La segunda justificación, que es una verdadera broma, se plantea en términos de un silogismo que más probablemente es el bagaje ideológico de la clase baja de inmigrantes y la pequeña burguesía (a menudo segunda o incluso tercera generación) en Francia y en Inglaterra en lugar de en Italia: ésta es "el enemigo de mi enemigo es mi amigo". Desglosado en términos simples, el silogismo es la siguiente: si el régimen de Assad y un "Califato" prospectiva independiente, al igual que los talibanes y los primeros yihadistas en su tiempo, están luchando el imperialismo estadounidense y saudí que son nuestros enemigos, se convierten automáticamente en nuestros amigos y aliados. Es un silogismo que han aceptado en el banlieu de París, así como entre algunos jóvenes occidentales que se han alistado en las filas de Isis al igual que las fuerzas de la izquierda confusa movilizadas a favor de Assad. Ciertamente Siria aparece mucho mayor en este debate, ya que tiene muchas hinchas políticas en las filas de la pseudo-izquierda europea. En este contexto, sin embargo, los dos (el régimen de Assad e Isis) en realidad se anulan entre sí: algunos incluso dicen que hay acuerdos secretos entre los dos contendientes que los colocan en el mismo campo. En ese caso la aberración política ha terminado en la estupidez. Debe quedar claro que Siria es en realidad un componente del eje imperialista ruso-china, con la lealtad política hacia Irán, y que el proyecto de la construcción de un nuevo Califato y en términos imperialistas "autónomo", con sede en el territorio histórico y geográfico del Imperio Otomano, significa la anexión de todos aquellos estados que actualmente viven de los ingresos del petróleo. En este escenario los estados existentes serán eliminados para dar paso al ambicioso programa de un nuevo imperialismo financiero y petrolífero que no es diferente de los actuales. También hay que destacar, para los que creen, como un buen 20% de la población árabe de Oriente Medio y una gran parte de los jóvenes inmigrantes en los suburbios de París o de los suburbios de Londres o en otras capitales europeas, que tal proyecto, al igual que la defensa de Assad de Siria, no tiene nada que ver con la emancipación de los trabajadores de la zona en cuestión, de hecho, sería su negación.

Por último, hay que añadir que los anti-imperialistas no pueden buscar aliados entre los imperialismos ya existentes o incipientes, y que el enemigo de nuestro enemigo es él mismo un enemigo, que a veces es aún más peligroso. Todos los movimientos, todas las organizaciones que se fundan en el fundamentalismo islámico, tienen dentro de sus estatutos una "fobia" del comunismo, el rechazo de cualquier aceptación de la lucha de clases, ya que es contraria al Corán, pero sobre todo en contra de su, proyecto burgués, capitalista e imperialista. Detrás de todos los yihadistas viejas y nuevas, de cualquier fe religiosa, del wahabismo saudí a los alauitas de Assad, al igual que el nuevo califato, bajo la bandera del nacionalismo sirio, o la bandera negro de Al Baghdadi, y el verde del Islam, se encuentra la anticomunismo más feroz. Dar crédito a esas mentiras con el fin de hacer de estas "tácticas" el nuevo credo estratégico para las masas proletarias, ya sea en Occidente o de la región en cuestión es como encomendar el gallinero al zorro.

FD

Lunes, 26 de enero 2015

Tuesday, February 10, 2015