La Unica Perspectiva es la Lucha de Clases Internacional | Leftcom

La Unica Perspectiva es la Lucha de Clases Internacional

Contra la guerra capitalista

Contra el nacionalismo en todas sus formas

El Primero de Mayo de este año cae cerca del aniversario 70 del fin de la Segunda Guerra Mundial. En el Oeste (8 mayo 1945) y el Este (9 de mayo) de Europa hubo celebraciones alegres por los que sobrevivieron los 6 años de la masacre en la que tal vez 100 millones murieron en todo el mundo. A pesar de que no ha habido ninguna conflagración abierta en la misma escala que la de 1939 hasta 1945, el mundo no ha experimentado un momento de paz desde entonces. Un boom de la posguerra, dominado por dos potencias imperialistas rivales que consiguieron lo que querían sacar de la guerra, aseguró que las guerras en Corea, Vietnam, Angola, etc. nunca llegaron a ser globales. Incluso la crisis de los misiles de Cuba (1962) no encontró ningún lado dispuesto a sumir a la humanidad en el olvido. Pero entonces el boom de la posguerra estaba todavía en juego.

La situación es diferente en la actualidad. El final de los años de auge en 1973 mostró que la crisis cíclica del capitalismo había regresado. Esto condujo a un aumento de las tensiones y un trasiego de la carrera armamentista en la década de 1980. Esto a su vez trajo la implosión económica de la URSS que había estado dedicando el 25% de su PIB para mantener una carrera armamentista insostenible. No era el "fin de la historia" de la "historia" que nunca se detiene, sino que fue el comienzo de la arrogancia estadounidense. La arrogancia unilateral que las guerras de los EE.UU. (y sus aliados) desataron sobre el Oriente Medio hoy ha cosechado su recompensa en los conflictos cada vez más brutales y amargos que se están extendiendo desde Siria e Irak a Libia y Yemen, así como gran parte de África al norte de Congo. La situación se agravó tras el colapso de los mercados financieros mundiales en 2008 y las políticas de austeridad posteriores infligidas a las poblaciones de todo el mundo. Esto a su vez provocó movimientos anti-austeridad que culminaron en la primavera árabe de 2011. El resultado no fue la victoria de la "democracia", como los imperialistas occidentales afirmaron en un principio, pero un aumento en las rivalidades imperialistas que ahora han roto muchos de estos estados separados. Millones de personas que no querían nada que ver con estas guerras han sido expulsadas ​​de sus hogares, violadas y heridas o sus muertes menospreciadas como "daños colaterales".

En todas partes las clases dominantes fingen la desaprobación moral (por las acciones de otros gobernantes naturalmente) y para muchos conflictos afirman que existen "procesos de paz" en vigor. En el mejor caso, estos producen altos el fuego pero las guerras todavía siguen y siguen y aumentan en número. El número de lugares afectados por la guerra de la que la gente de todo el mundo está huyendo aumenta cada año. ¿Y qué pasa con los que huyen? Participan en una versión verdadera de los "Juegos del Hambre", cruzando desiertos para llegar a las costas y luego confían sus ahorros y sus vidas a los traficantes de personas y embarcaciones no aptas para navegar en un intento de llegar a los al norte "rico" (para algunos). Los "ganadores" de estos "juegos" llegan a "disfrutar" de una existencia insegura y mal pagada, expuestos a los ataques racistas. La respuesta de los principales autores imperialistas de su miseria no es detener el saqueo y el bombardeo de sus países de origen, sino simplemente hacerlo más difícil para ellos llegar al norte.

¿Alguien puede dudar de que esta es una imagen de un sistema global en crisis? El capitalismo ha creado la posibilidad de un mundo de abundancia pero todavía sigue infligiendo miseria en millones, si no miles de millones. La razón fundamental se encuentra en las mismas leyes de producción capitalista. Las mismas leyes que impulsan el capitalismo son también los que producen sus crisis. La ley de la tendencia de la tasa de ganancia a caer empuja el capitalismo continuamente para "expandirse o morir". Cuando la tasa de ganancia ya no es lo suficientemente alto como para fomentar la inversión, la crisis entra en acción. Esto sucedió antes de la Primera Guerra Mundial y antes de la Segunda Guerra Mundial. La destrucción producida por estas guerras provocó una devaluación masiva de capitales que permitió comenzar una nueva ronda de acumulación de capital. La destrucción de capital de la Segunda Guerra Mundial fue tan grande que se produjo el boom más largo en la historia del capitalismo. Pero esto terminó a principios de 1970. Desde entonces hemos tenido un sistema que da bandazos de un expediente al siguiente con el fin de seguir adelante. Hasta ahora los Estados capitalistas han manejado la crisis actual, que culminó con el rescate bancario masivo a través de una ficción de crear dinero de la nada. Han aumentado la deuda soberana a niveles que es probable que nunca vaya a ser pagada, pero han reducido el gasto en salarios, el bienestar y las prestaciones sociales con el fin de reclamar la ortodoxia financiera. No tienen ninguna solución real a esta crisis, pero su única respuesta coherente es intensificar la guerra de clases contra los trabajadores en todas partes.

Esta guerra tiene formas tanto materiales como ideológicas. El gasto en salud y seguridad social se ha reducido. La única alternativa es un trabajo con bajos salarios, contratos de cero horas y falta de seguridad. Esto va acompañado de acusaciones por los medios de comunicación que todo es culpa de los "extranjeros". O es los migrantes que "roban nuestros empleos" o se trata de algún gobierno extranjero con sus trucos sucios que es la causa del problema.

Por todas partes encontramos el aumento de organizaciones como la Frente Nacional, UKIP, Jobbik en Hungría, la Liga Norte italiana, la AfD y Pegida alemanes y que todos tratan de sacar provecho de la crisis económica para impulsar su agenda reaccionaria. Estos partidos racistas y nacionalistas están usando el miedo, pero no son nada en comparación con los principales partidos capitalistas tanto de izquierda y derecha que lo utilizan para desviar la atención de la verdadera causa de nuestra miseria - la crisis capitalista. Su nacionalismo es más peligroso, ya que implica la justificación de la participación en la guerra imperialista. En Ucrania las masas son víctimas de dos grupos de mafiosos que actúan como representantes de las potencias extranjeras. El gobierno pro-estadounidense y pro-UE en Kiev está aprovechando de la tradición de un asesino de masas como Stepan Bandera y la "lucha por la independencia nacional. En el Este es la "lucha antifascista” de la Segunda Guerra Mundial de la URSS que es la base de la propaganda nacionalista contra los "fascistas" en Kiev. Putin va a tomar el saludo en el desfile del Día de la Victoria en Moscú para celebrar el final de la Segunda Guerra Mundial (o la Gran Guerra Patria, tal como ha sido conocida desde los tiempos de Stalin) en Mayo 9. Hasta el momento ningún político occidental importante ha ofrecido celebrar junto a sus aliados de guerra.

La crisis económica mundial del capitalismo ha incrementado la rivalidad imperialista que ahora estamos presenciando. La competencia desesperada de recursos energéticos, la ventaja estratégica y financiera, y cualquier tipo de expansión que puede aliviar la presión en cualquier economía nacional se encuentra detrás de las guerras cada vez más brutales de nuestro tiempo. Bajo el capitalismo el perdón de la deuda global es sin duda una fantasía utópica. A todas las potencias capitalistas les gustaría una devaluación del capital - pero no el suyo. El camino hacia una futura guerra imperialista mundial no se ha cerrado.

Pero la alternativa tampoco se ha cerrado. La clase obrera no tiene patria. Somos, y siempre hemos sido, una clase de migrantes. Somos la única fuerza capaz de luchar contra la austeridad, el nacionalismo y el movimiento hacia la guerra capitalista a escala mundial. Esto no es porque somos los portadores de virtudes morales especiales sino porque somos la única clase productora que tiene los medios colectivos para enfrentar el capitalismo de la misma manera en todas partes, y para superarlo. Todavía no es inmediatamente obvio, pero la humanidad se acerca a una elección decisiva. O seguimos la lógica del capitalismo hacia cada vez más guerra y la violación ecológica del planeta o constituimos una nueva sociedad sobre la base de una propiedad común de los recursos del mundo. A esto lo llamamos el comunismo pero no tiene nada en común con el capitalismo de Estado de la antigua URSS. Es una sociedad sin estado, sin fronteras, sin dinero y sin guerra basada en el principio de "a cada cual según sus necesidades, de cada uno según sus capacidades". Para lograrlo no será fácil. En primer lugar debemos rechazar la austeridad pero sólo como un primer paso para rechazar todas las demás promesas del capitalismo. En el transcurso de esta larga lucha tenemos que crear nuestros propios órganos autónomos como comités de huelga, asambleas - fuera y en contra de los sindicatos, que permitan el máximo de participación de todos los trabajadores y que tienen delegados revocables inmediatamente responsables ante la Asamblea.

Por encima de todo, es la tarea de la minoría política revolucionaria enmarcar la alternativa en un programa político para inspirar y unir a la mayoría de los trabajadores y, en última instancia crear una organización política capaz de difundir ese programa llevar el asalto al poder. Este partido no será un gobierno en espera en ningún lugar. No contará con ningún país. Será internacional e internacionalista y actuará como coordinador de todos los que buscan poner fin a la miseria de la existencia capitalista. Nuestro objetivo en la Tendencia Comunista Internacionalista es ser parte de ese proceso. Únete a nosotros.

Tendencia Comunista Internacionalista

Declaración del Primero de Mayo 2015

Wednesday, May 13, 2015