Rojava: la Guerra Popular, no es la Guerra de Clases | Leftcom

Rojava: la Guerra Popular, no es la Guerra de Clases

Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa. (…)

La tradición de todas las generaciones muertas pesa como una pesadilla el cerebro de los vivos. (…)

La revolución social (…) no puede tomar su poesía del pasado, sino solamente del porvenir. No puede comenzar su propia tarea antes de despojarse de toda veneración supersticiosa por el pasado. Las anteriores revoluciones necesitaban remontarse a los recuerdos de la historia universal para aturdirse acerca de su propio contenido. La revolución (…) debe dejar que los muertos entierren a sus muertos, para cobrar conciencia de su propio contenido.

marxists.org

España en un Contexto Histórico

El artículo de David Graeber: “¿Por qué el mundo está ignorando a los kurdos revolucionarios en Siria?”, ha sido ampliamente distribuido en la prensa anarquista y liberal. Él habla de la manera por la cual la revolución social en Kurdistán occidental (Rojava) es “escandalosamente” ignorada por todos, incluyendo una indefinida “izquierda internacional”. Él elige iniciar con una nota deliberadamente subjetiva anunciando que su padre se ofreció como voluntario para combatir en las Brigadas Internacionales durante la guerra civil española en 1937, y continúa diciendo:

Un posible golpe fascista había sido detenido temporalmente por la sublevación de los obreros, encabezada por los anarquistas y socialistas, y en gran parte de España una auténtica revolución social se produjo, lo que llevó a ciudades enteras en autogestión democrática, industrias bajo el control de los trabajadores, y el fortalecimiento radical de las mujeres.

Los revolucionarios españoles esperaban crear una visión de una sociedad libre que todo el mundo podría seguir. En cambio, las potencias mundiales declararon una política de “no intervención” y mantuvieron un bloqueo riguroso de la república, incluso después de que Hitler y Mussolini, signatarios ostensibles, comenzaron a mandar tropas y armas para reforzar el lado fascista. El resultado fue años de guerra civil que terminó con la derrota de la revolución y algunas de las masacres más sangrientas de un siglo sangriento.

Yo nunca pensé que vería, en mi propia vida, ocurrir la misma cosa.

Fuente original: theguardian.com, en español: rojavanoestasola.noblogs.org

Nuestro profesor de antropología […] claramente necesita estudiar historia con más cuidado. El golpe de Estado militar del 18 de julio de 1936 contra la II República española, llegó después de años de lucha de clases. El gobierno del Frente Popular de los socialistas y de los liberales no sabía cómo actuar, pero los obreros lo hicieron. Cuando los ministros liberales se reusaron a armar a los obreros, éstos atacaron los cuarteles del régimen y tomaron las armas. Esto desató una revolución social que, en diversos sitios de España, era casi como lo describe Graeber. Sin embargo, ésta no tocó al poder político de la República española burguesa. El Estado no fue destruido. Los líderes anarquistas de la CNT-FAI inicialmente dispusieron apoyar al gobierno regional catalán de la burguesía encabezada por Luis Companys, después, apenas cinco meses más tarde, entraron al gobierno de Madrid con los liberales y los stalinistas. Decidieron poner la lucha contra “el fascismo” antes que la revolución social. De esta manera, abandonaron cualquier programa de la clase obrera y entregaron la revolución a la burguesía. Es el episodio más vergonzoso de la historia anarquista y la mayor parte de los historiadores anarquistas estarán de acuerdo con este veredicto […].

Graeber, invocando a la historia, la vuelve en su cabeza. Para él, fue el hecho de que Hitler y Mussonlini armaron a Franco lo que condujo a la derrota de la revolución. No fue así. Fue el abandono de la revolución social en favor de las necesidades militares del “antifacismo” la culpable. Fue la revolución social de julio de 1936 la que orientó a la masa de la población a comenzar a luchar por sí misma y por una nueva sociedad. No decimos que la revolución habría podido triunfar, teniendo en cuenta su aislamiento en el tiempo, pero nos habría dejado un legado más estimulante hoy día. De hecho, la historia de la clase obrera española era muy diferente del resto de Europa (por ejemplo, la burguesía española no tomó parte en la Primera Guerra mundial), por lo cual los trabajadores españoles se encontraron solos en la lucha. El resto de la clase obrera europea no se recuperó de la derrota de la ola revolucionaria que puso fin a la Primera Guerra mundial. Esta derrota ya había permitido al fascismo imponerse como victorioso en Italia y en Alemania.

Manipulaciones Imperialistas

Y esto igualmente ha definido el contexto imperialista en que devino la guerra civil española. Graeber no es confiable, ni aun cuando dice que todas las grandes potencias se enlistaron en la “no intervención”. Fue la hipócrita política de las clases dirigentes francesa y británica que esperaron convencer a las potencias del eje para atacar a la URSS (dejando así el camino libre para recoger los pedazos más tarde). Llevaron a Mussolini a un intento de dividir el eje, pero esto fracasó.

Durante el periodo que precedió a la Segunda Guerra mundial, la URSS de Stalin debió también encontrar un medio para intentar ganar aliados. Ya había hecho del “antifacismo” su slogan en noviembre de 1935. Y sobre esta base, contribuyó a la formación de gobiernos del tipo “Frente Popular” en España y Francia. La idea era convencer a las democracias occidentales de que podían confiar en el Estado soviético “paria”. Fue la URSS la que armó secretamente a la República española desde el comienzo (a excepción de México, el único Estado que lo hizo abiertamente). Y quién paga tiene derecho de decidir cómo será gastado su dinero. Aunque el Partido Comunista Español (PCE) tenía sólo 6000 miembros en 1936, fue inmediatamente inflado por la deserción de la juventud del Partido Socialista dirigido por Santiago Carrillo. Y creció considerablemente más oponiéndose a la revolución social que había comenzado la resistencia. Los pequeños burgueses en la España republicana acudían a ellos para defenderse de los anarquistas. Y pronto, los ministros comunistas aparecieron en Madrid y el PCE se hizo cargo de los servicios de seguridad (SIM). Los lacayos stalinistas como Palmiro Togliatti (“camarada Ercoli”) y ErnöGerö fueron enviados a España con el propósito de llevar a cabo la caza de brujas de los verdaderos revolucionarios. Estas ocurrieron principalmente después de la debacle de mayo de 1937 en Barcelona, dónde los combates estallaron entre la CNT y el POUM de un lado, y los stalinistas del otro. Terminó con una tregua, pero con los stalinistas como “camaradas” (como la “lucha antifascista” era primordial) y muchas masacres de sus adversarios en el campo republicano. En cada fase los stalinistas justificaron su toma de posesión del aparato de Estado por la necesidad de hacer una “lucha contra el fascismo” más eficaz. El único resultado fue desmoralizar y destruir la iniciativa de las masas y abrir la vía para la victoria final de Franco, y aún más masacres. Graeber tiene razón en afirmar que la revolución fue reprimida, no por Franco, sino por los “antifascistas” que él pretende imitar.

Esto es lo que muchos de la izquierda, de los anarquistas del estilo de Graeber, de la izquierda marxista tradicional, de los trotskistas y de los stalinistas, no pueden comprender. El antifascismo era la ideología de un lado de la ecuación imperialista de los años de 1930 para movilizar a la población por la guerra imperialista. Y funcionó. El padre de Graeber no fue el único que se enlistó como voluntario en las Brigadas Internacionales. Esto también lo hizo mi padre metalúrgico, en 1938. Era entonces un joven de 16 años repartidor de una carnicería y no tenía posiciones políticas bien precisas. Él fue rechazado (afortunadamente) por motivos de su corta edad, pero su reacción fue precisamente esa la cual el bloque de los Aliados esperaba durante la Segunda Guerra Mundial, con el fin de movilizar a la clase obrera para otra matanza después del final en 1918 de la “guerra que acabaría con todas las guerras”. Nadie más sería golpeado por “el Rey y la Patria”, pero muchos encontraron útil arriesgar la vida combatiendo al mal fascista.

Y una vez más, la historia se repite parcialmente, primero como tragedia, enseguida como farsa. Los Graeber, así como los stalinistas y los trotskistas, se disfrazan con vestimenta del pasado para pedir ayuda de los nacionalistas kurdos contra los “fascistas” o los “criptofascistas” de Da’est o de ISIS en Rojava. Ahora, ISIS es una fuerza monstruosa reaccionaria que perpetra los actos dignos de GengisKhan y de los Mongoles, pero luchar en apoyo o en contra de ellos no favorece la emergencia de una clase obrera autónoma. Debemos estar conscientes del contexto imperialista alrededor de lo que está pasando en Siria, Turquía y en Irak, antes de exhortar a cualquiera a dejarse influenciar y luchar por el PYD […]. El PYD es dominado por el PKK, aunque por razones diplomáticas lo niegue (el PKK está condenado internacionalmente como “terrorista”, mientras que el PYD no). El cambio “democrático” o “mutualista” del PKK se originó en gran medida con el fin de intentar ganar el apoyo de Occidente justo como “el antifascismo” y el “Frente Popular” han funcionado para el imperialismo soviético en los años de 1930.

ISIS es una creación de la coalición imperialista que mantiene el bombardeo […]. Sin el rompimiento dirigido por los Estado Unidos del Estado Iraquí después de 2003, no habría posibilidades de actuar por parte de ISIS. Sin la provisión inicial de armas a los regímenes sunitas de Arabia Saudita y Qatar, ISIS no sería nada. Y el régimen kurdo en el norte de Irak ha sido el mayor beneficiario de la política americana. El régimen del Partido Democrático Kurdo de Barzani es un aliado cercano de Estados Unidos y al mismo tiempo de Turquía, y a éste último le exporta su petróleo a través de un nuevo oleoducto, recientemente construido. ISIS, habiendo obtenido sus propias fuentes financieras, ha roto con sus amos imperialistas y ha seguido su propia agenda. Una vez más, hay paralelismos con la década de 1930, pero no con aquellos con los que nuestros antifascistas aman referirse. En 1939, Stalin abandonó “el antifascismo” para firmar el pacto Hitler-Stalin […] con esos mismos fascistas con los que los obreros en España habían, se supone, combatido hasta la muerte. Ayer como hoy, las exigencias imperialistas pueden dictar el nombre que darán a cualquier causa. Lo que sea que Graeber y otros puedan afirmar, la lucha en Siria hoy es una lucha por el control imperialista del territorio.

“Experiencia Social” en Rojava

Y eso que pasa en Rojava no es tan maravilloso como lo afirma Graeber. Él no hace sino transmitir la propaganda del PYD. De hecho, se tiene la impresión (dado el peso relativo de las palabras dedicadas a éste) que él está más impresionado por la “conversión” del stalinismo de Ocalan a las ideas del “municipalismo libertario” de Murray Bookchin, una ideología que Graeber tiene en el corazón.

El PKK ha declarado que ya ni siquiera trata de crear un estado kurdo. En su lugar, inspirado en parte por la visión del ecólogo social y anarquista Murray Bookchin, ha adoptado la visión de “municipalismo libertario”, llamando a los kurdos a crear comunidades libres, autónomas, basadas en los principios de democracia directa, que luego se unirían a través de fronteras nacionales – las cuales se espera que se vuelvan progresivamente insignificantes. De esta forma, propusieron, la lucha kurda podría convertirse en un modelo para un movimiento mundial hacia una auténtica democracia, economía cooperativa, y la disolución gradual de la nación-estado burocrático.

¡Oh si es verdad! El PKK revisó su estrategia, ha hecho pasar la frontera turca a sus combatientes, los ha posicionado en Irak y moderó su stalinismo en una tentativa de presentarse como “democrático”. Pero, el mismo Graeber reconoce que ciertos “elementos autoritarios” se mantienen, aunque no da ningún detalle. Démosle una mano. Según el PYD, hay una forma de doble poder con las comunidades autónomas, ya famosas, que existen en un marco de un tipo parlamentario completamente controlado por el PYD. Todo el mundo puede adivinar fácilmente quien tiene el peso real. El PYD tiene un virtual monopolio de las armas.[1] Ellos son el Estado. Y en cada país (Irak, Irán y Siria), la burguesía kurda local ha puesto en marcha su propia entidad nacional en la misma vena. Esas entidades podrían no ser reconocidas por el imperialismo internacional, pero son Estados en todos los aspectos, excepto en el nivel de nombre. En algunos aspectos, inciden más en la vida de una persona que el Estado en el Reino Unido. Por ejemplo, si se tiene más de 18 años, se está obligado a la conscripción.[2] Y en cuanto al supuesto internacionalismo del PYD, su jefe SalehMuslim ha amenazado con expulsar a todos los árabes del territorio “kurdo” en Siria a pesar del hecho de que la mayor parte de ellos han nacido ahí.[3] Las mujeres pueden ser, en general, más libres en Kurdistán que en los territorios circundantes, pero todo es relativo. Ha habido muchas acusaciones concernientes a una cultura sexista así como de violaciones entre los peshmergas, y el mismo Ocalan, parece no solamente cerrar los ojos ante esto, sino personalmente lo ha admitido. Nada de esto ha sido discutido en el muy breve informe de Graeber sobre las maravillas de Rojava.

La única palabra que falta en el informe de Graeber, es clase. Para él Rojava es un “movimiento popular”, tal como lo fue el movimiento Ocuppy. La segunda guerra mundial nos ha sido vendida por los Aliados como una “guerra popular”. Pero “el pueblo” es la nación. El grito de guerra de la clase capitalista, era que ellos eran los representantes del pueblo contra el orden feudal. Pero reconocemos que la gente tiene una noción inter-clasista. Incluyendo explotadores y explotados. Es por esto que ponemos el concepto de clase en oposición a la idea de pueblo o de “nación”. El nacionalismo es enemigo de la clase trabajadora, la que no posee propiedad privada, ni explota a nadie. Como dijo Marx “los trabajadores no tienen patria”. La guerra de clases, no es la guerra del pueblo.

Reconocemos por supuesto, que hay una necesidad en muchos trabajadores de buscar ejemplos estimulantes de organización social. Es por eso que volteamos hacia la comuna de Paris de 1871 o a la Rusia en 1905. Ninguno de estos ejemplos fue perfecto, pero han dejado indicaciones sobre eso que la clase obrera fue capaz de hacer. Al final todos han sido extinguidos por la intervención imperialista. Pero éstos estaban mucho más en la vía de la autonomía proletaria real que lo que nos venden hoy en Rojava o cualquier otro lugar en Kurdistán. Estamos acostumbrados a aquello a lo que la izquierda capitalista (troskistas, stalinistas, maoístas) se precipita para apoyar tal o cual “mal menor” o cantar las alabanzas de éste o aquél modelo considerado como “el socialismo realmente existente” (Venezuela, Bolivia, Cuba, Vietnam, etc., etc.), pero todo eso que nos invitan a hacer, no es sino entrar en el juego de la propaganda imperialista de los gobernantes. La revolución social real no puede existir en el interior de un solo país como la historia de los años 1920-1930 nos ha mostrado. Si queremos ver un movimiento de clase autónoma capaz de crear una sociedad sin clases, sin explotación, sin Estado y sin guerra mortal, debemos luchar por ella donde vivimos y donde trabajamos. En términos más amplios, debemos crear nuestra propia organización de clase […] o todo eso que es beneficioso para la lucha, pero también tenemos que hacer de esta parte una lucha consciente contra el capitalismo en todas sus formas. Esto significa que la creación de un movimiento político internacional e internacionalista, contrariamente a todos los proyectos nacionales de hoy, es un elemento indispensable para la lucha. Eso debe poder inspirar y unir la consciencia revolucionaria de sectores más amplios de trabajadores. Esto no es tan fácil o instantáneamente gratificante como repetir consignas sobre un supuesto paraíso para los trabajadores, pero es la única vía para la emancipación de la humanidad. […]

30 de octubre de 2014

Fuente en inglés: _leftcom.org

Traducción: Materiales (materialesxlaemancipacion.espivblogs.net

Fuente: _materialesxlaemancipacion.espivblogs.net

[1] Incluso los informes más favorables para el PKK/PYD revelan que “la oposición quiere crear su propio ejército, pero el PYD no lo permite.rojavanoestasola.noblogs.org

[2] Ver aranews.net

[3] Ver Kurdish News WeeklyBriefing, 3 – 29 noviembre 2013 que escribió:

El líder del Partido de la Unión Democrática (PYD), Salen Muslim, ha acusado que la futura guerra de los Kurdos será con los Árabes que se han instalado en las regiones kurdas con la ayuda del régimen Sirio. – Un día esos Árabes, que han sido llevados a las regiones kurdas, deberán ser expulsados–, según Muslim en una entrevista con Serek TV. El líder del PYD ha dicho que la situación con situación Qamishli y Hasakah es particularmente explosiva y que *“si esto continúa de la misma manera, habrá una guerra entre Kurdos y Árabes.”*Qamishli es la ciudad kurda más grande en Siria y Hasakah reivindica la mayor parte de la riqueza petrolera del país. Las propias fuerzas armadas de Muslim, conocidas como las Unidades de Defensa del Pueblo (YPG), controlan las regiones kurdas de Syria desde hace un año y medio.” Tomado de un sitio pro-PKK: peaceinkurdistancampaign.com

Wednesday, January 31, 2018