Tendencia Comunista Internacionalista

La naturaleza extremadamente fragmentada de la izquierda revolucionaria es evidente para todo el mundo. ¿Cuáles son las diferencias entre nosotros y los otros grupos ‘anti-capitalistas’ que apoyan la lucha de clases?

Nos llamamos internacionalistas porque creemos que los intereses de los explotados son los mismos en todo el mundo, y que el comunismo no se puede lograr en una sola área geográfica, un mito vendido como una verdad por Stalin. Por lo tanto, nos oponemos duramente al estalinismo en todas sus variedades, durante demasiado tiempo aceptado como el comunismo, tanto por la burguesía y por las generaciones de trabajadores que lo miraron de buena fe cuando la propiedad de las industrias, la distribución, la tierra, etc . pasó de manos privadas a manos del Estado, dejando intactas en gran parte las relaciones capitalistas y sus componentes (materias primas, el dinero, los salarios, beneficios, fronteras, etc). Este no era el comunismo sino una forma particular de capitalismo de Estado A partir de 1917 el bloqueo económico de la Unión Soviética y el fracaso de la revolución mundial en el oeste significó que la revolución se transformó en su contrario, llegando a ser un bloque imperialista que se hundiría después de sólo setenta años..

En los conflictos entre una burguesía nacional y otra, desde Palestina hasta el País Vasco, estamos en el lado del proletariado. Esto significa dejar de lado las reivindicaciones territoriales, y la confraternización con los trabajadores en las trincheras opuestas. Esto no es hacer caso omiso de forma pasiva a los trabajadores que han sido víctimas de la ocupación militar, sino el derrotismo revolucionario por la unidad de la clase, más allá de las fronteras burguesas. Las así llamadas guerras de liberación nacional son trampas sutiles para arrastrar a la clase trabajadora, los desposeídos, por detrás de los carros de los intereses de la burguesía reaccionaria.

Nos presentamos como un punto de referencia político para la clase obrera, en primer lugar a aquellos sectores que están cansados de los sindicatos, todos los sindicatos: esto no significa que la lucha para defender nuestros intereses inmediatos (salarios, horas, etc. ) ha terminado. Por el contrario! Pero el sindicato ya no es la forma mediante la cual los trabajadores pueden (de una manera efectiva) organizar y llevar a cabo estas luchas. Los sindicatos son ahora abiertamente una herramienta para controlar la lucha de clases y administrar la fuerza de trabajo en nombre de la capital, mientras que los sindicatos de base, a pesar de las intenciones de sus militantes, no son un medio eficaz para los trabajadores, debido a que presentan las demandas económicas radicales sin cuestionar el marco legal y económico impuesto por el Estado burgués. La actividad de los sindicatos de bases se ha demostrado además por la crisis, que ha restringido severamente la posibilidad de su práctica política reformista.

Para nosotros la verdadera alternativa a los sindicatos es la "auto-organización de la lucha ', que tiene que empezar, de forma espontánea, de la clase obrera, fuera de y contra los sindicatos, para elegir por sí misma las formas más eficaces de movilización, que necesariamente van más allá de la compatibilidad con el sistema. Sin embargo, la lucha por los intereses inmediatos nunca debe, olvidar que los intereses generales de la clase se encuentran en el derrocamiento del capitalismo, y esto debe ser constantemente vinculado a esta lucha.

Somos anti-parlamentarios: la idea de empujar a estas instituciones en una dirección proletaria "desde dentro", significa, por error, verlos como una entidad neutral, cuando en realidad son las estructuras que la burguesía se da con el fin de imponer su dominio. La participación de los varios partidos comunistas en los parlamentos burgueses y las legislaturas, es el resultado de la renuncia - para siempre – de la perspectiva revolucionaria y supone la aceptación de la paz democrática (que depende en definitiva, recordemos, de las armas burguesa).

El derrocamiento del capitalismo sólo es posible a través de una revolución, es decir, la conquista del poder político por el proletariado, fuera y en contra de todos los canales falsos-democráticas burgueses (elecciones, reformas, etc.); mecanismos que están especialmente diseñados para evitar cualquier cambio radical en de la sociedad. El foro de nuestra "democracia", los órganos de poder de la revolución, en cambio, serán los consejos de trabajadores, reuniones de masas en el que los delegados se encargarán de mandatos específicos y serán revocables en todo momento. Pero estas organizaciones nunca se convertirán en cuerpos reales del poder del proletariado, sin la aprobación de un programa claro dirigido a la abolición de la explotación y, por tanto, la eliminación de las clases, por una sociedad de "productores libremente asociados" que trabajan para las necesidades humanas. Este programa no cae del cielo, sino a través de la conciencia de ese sector de la clase trabajadora que trata de comprender las lecciones de las luchas del pasado, que reagrupa a sí mismo a nivel internacional para formar un partido que luche dentro de los consejos de los trabajadores contra el capitalismo para el socialismo. Esto no es un partido de gobierno que sustituirá a la clase, sino un partido de agitación y liderazgo político que se basa en ese programa. Sólo si los sectores más avanzados del proletariado se reconocen en la dirección política del partido estaremos en el camino hacia la transformación socialista revolucionaria.

El Partido Comunista Internacionalista (Battaglia Comunista) fue fundado con estos objetivos durante la Segunda Guerra Mundial (1943) y de inmediato condenó a ambos bandos como imperialistas. Sus raíces están en la izquierda comunista italiana, que a partir de 1920 condenó la degeneración de la Internacional Comunista y la ‘Stalinización’ impuesta a todos los Partidos que pertenecían a la misma. En los años setenta y ochenta se promovieron una serie de conferencias que dio lugar a la creación del Buró Internacional por el Partido Revolucionario y, finalmente, la Tendencia Comunista Internacionalista (2009).

Estamos a favor del Partido, pero nosotros no somos el Partido ni su único embrión. Nuestra tarea es participar en su construcción, interviniendo en todas las luchas de la clase, tratando de vincular sus demandas inmediatas al programa histórico, el comunismo.

Únete a nosotros! Apoya a la Tendencia Comunista Internacionalista!

Frequently Asked Questions

Addresses

  • Italy, Ist. Prometeo - Via Calvairate, 1 - 20136 Milano
  • UK, CWO, BM CWO - London, WC1N 3XX
  • Canada, R.S. - C.P. 173, Succ. C - Montreal, H2L 4K1
  • USA
  • Germany, GIS c/o Rotes Antiquariat - Rungestr. 20 - 10179 Berlin

Contact us

info@leftcom.org