Trotsky y la Izquierda Comunista Internacionalista

Trotsky y la Izquierda Comunista Internacionalista

Nuestras críticas de Trotsky no se basan en moralización abstracta en retrospectiva. En los años 1920 y 1930 había una oposición revolucionaria a la degeneración de la Internacional Comunista, que basó su crítica de esa degeneración en las premisas metodológicas de Marx y de Lenin y que utilizó ese método para criticar el propio Trotsky. Esta consistió en los miembros fundadores del Partido Comunista Italiano en Livorno en 1921, los militantes revolucionarios que lucharon dentro de la Internacional Comunista contra la política de hacer un "frente unido" con los líderes del movimiento social democrático responsable de la muerte de trabajadores y revolucionarios; que dentro de Italia se opusieron a la así-llamada bolshevización del Partido Comunista y la expulsión de la Izquierda de su liderazgo a pesar de representar la mayoría de los miembros, y que, como resultado, finalmente fueron retirados de sus cargos por la IC.

Perseguidos por los fascistas, así como los estalinistas, llevaron a cabo su lucha dentro de las cárceles de Mussolini y en el exilio en el extranjero. En 1928, en Pantin en París se constituyeron formalmente como la fracción de izquierda del Partido Comunista de Italia (PCd'I). Durante una década, hasta 1938, se emitió ininterrumpidamente Prometeo (Prometheus), primero en Bruselas y luego en Francia. Fue con el nombre de Prometeo, su revista mensual, que a menudo fueron conocidos. Políticamente se basaron en la Plataforma de la Izquierda - las tesis que Amadeo Bordiga había presentado en 1926 en el 3er Congreso de la PCd'I y que había tenido lugar, debido a las circunstancias, fuera de Italia, en Lyon. Por primera vez las maniobras organizacionales del liderazgo "bolchevicado" de Gramsci y Togliatti resultaron en un voto a favor de las tesis "del Centro" de Gramsci, contra las de la Izquierda. (1)

En Pantin se aprobó una resolución que, entre otras cosas, pidió un sexto Congreso de la IC con Trotsky como presidente para reintegrar a todas las oposiciones expulsadas de la CI.

La Izquierda Italiana había declarado ya su solidaridad con la Oposición Rusa "en defensa de los principios victoriosos de octubre", pero había subrayado que "existen diferencias". Trotsky, por su parte, acogió con satisfacción la existencia de la Izquierda Italiana. En su respuesta a Prometeo del 25 de septiembre 1929, dijo lo siguiente:

La Plataforma de la Izquierda (1926) produjo una gran impresión en mí. Creo que es uno de los mejores documentos publicados por la oposición internacional y que conserva su importancia en muchas cosas hasta hoy en día.

Escrituras de León Trotsky, 1929 p. 318

Sin embargo, quería dejar "al tiempo y los acontecimientos" la verificación de su entendimiento mutuo. Este intercambio fue un reflejo de las diferencias fundamentales desde el principio. Para empezar, la Izquierda Italiana reconoció que su dispersión física era producto de la lucha internacional contra la revolución y vio la necesidad de comprender lo que había pasado al proletariado durante este período y la elaboración de un bilan (balance) por la reactivación de la clase obrera y su Partido. Por lo tanto, a pesar de que apoyó el proyecto de Trotsky de un centro internacional de todas las oposiciones internacionales, no podía trabajar directamente bajo la secretaría trotskista, ya que no tenía ninguna plataforma de posiciones políticas basada en las lecciones de la Revolución de Octubre. No vio los criterios negativos de la lucha contra el estalinismo como una base adecuada por la acción. Su actitud fue resumida en una carta por Vercesi (en aquel momento uno de sus miembros principales y editor de Prometeo):

Hay muchas oposiciones. lo que es malo, pero no hay otro remedio que el enfrentamiento con sus ideologías rivales ... Si existen tantas oposiciones, es porque hay varias ideologías cuya sustancia real debe quedar claro. Y esto no sólo se puede hacer a través de una simple discusión dentro una organización común. Nuestra consigna es llevar a cabo nuestros esfuerzos sin descarrillarnos por medio de una "solución" que en realidad sería un fracaso.

Carta en Contre le Courant no. 13 de agosto de 1928

La principal diferencia entre las posiciones de Trotsky y los de la Izquierda Italiana en este momento se trataba del tema del frente único. En las Tesis de Roma, formuladas en 1922 por Bordiga para el PCd'I antes de que la izquierda hubiera sido expulsada del liderazgo, los comunistas italianos plantearon por primera vez su bandera en contra del declive de la Internacional Comunista que, en su IV Congreso de ese año, decisivamente hizo un paso atrás hacia la democracia social - un paso aplaudido por Trotsky. Los socialdemócratas, que habían dirigido y organizado la masacre de la flor de la clase obrera alemana ahora fueron re-bautizados como "Partidos Obreros" y se buscó ahora la alianza con ellos contra la amenaza fascista. En las Tesis de Roma, los comunistas italianos se opusieron a la táctica del frente único. A pesar de no rechazar la necesidad de tácticas o de métodos de lucha "indirectos" cuando la clase estaba a la defensiva, la Izquierda Italiana rechazó los "expedientes" y "maniobras", que tenían la intención de ganar apoyo popular, pero sólo a costa de socavar la independencia política del proletariado revolucionario, lograda a duras penas, por la que los bolcheviques habían luchado desde 1903 a 1922. Esta es la razón porque el Partido Comunista de Italia, bajo Bordiga, aplicó la táctica del "frente único desde abajo", es decir, trabajar con los trabajadores de los partidos socialdemócratas en luchas comunes cuando era posible, pero no con sus organizaciones. Esto dejó al Partido Comunista de Italia libre de criticar sin piedad a los dirigentes de la socialdemocracia por su colaboracionismo clasista. Esto no era, sin embargo, la manera en que la IC se previó el frente único, ya que sí propusieron alianzas formales con los antiguos líderes enemigos de la clase obrera de la socialdemocracia y ésta condujo sólo a una mayor confusión.

Para Trotsky, sin embargo, el frente único fue la expresión de los más altos logros de la Internacional Comunista. Siempre basó su marco político en sus primeros cuatro congresos, mientras que la Izquierda Italiana se basó en los dos primeros. El abismo que iba a abrirse entre ellos surgió de la perspectiva de Trotsky de que la socialdemocracia era esencialmente proletaria, ya que organizó una sección de la clase obrera. La Izquierda Comunista reconoció, sin embargo que para utilizar este criterio podría bautizar a cualquier fuerza contrarrevolucionaria como proletaria. La tarea de los comunistas es luchar para que los principios del comunismo se hagan claros a la clase obrera. El espacio entre la Izquierda Italiana y Trotsky se convirtió en un abismo. En 1933, mientras que Trotsky todavía se negaba a ver la necesidad de algo más que la consolidación de la organización de todas las oposiciones bajo su liderazgo, la Fracción Italiana decidió que tendría que hacer el trabajo de clarificación política por su cuenta. En noviembre, el primer número de Bilan fue publicado.

Después de 1933, Trotsky concretó su enfoque estratégico que estableció con firmeza la atención de sus seguidores hacia la búsqueda de un alojamiento con las fuerzas anti-proletarias en lugar de un realineamiento con el resto de las fracciones revolucionarias.

Tres decisiones particulares demuestran que las implicaciones de este enfoque ya habían llevado a los Trotskistas fuera del campo proletario, antes de la publicación de su Programa de Transición en 1938. Los tres puntos que definen esto, que trataremos uno por uno, eran la entrada de los trotskistas en las organizaciones de la Segunda Internacional, su apoyo a las fuerzas antifascistas españoles durante la Guerra Civil y sus interpretaciones de la lucha contra el imperialismo en las guerras en China y Abisinia / Etiopía.

El "giro francés" de 1934

En 1934, el movimiento Trotskista, entonces conocido como la Liga Comunista Internacional, hizo lo que Trotsky describió como "el cambio más grave de toda su historia". A partir de su sección francesa, Trotsky exhortó a sus seguidores a unirse a los Partidos de la Segunda Internacional y otras organizaciones equivalentes en bloc. La solución de Trotsky ante el fracaso del estalinismo fue la de volver a la democracia social. Esto fue una ruptura con todo por lo que la clase obrera había luchado en el período comprendido entre 1914 y 1926. Significó volver a apoyar a las facciones imperialistas, de nuevo a los sindicatos viejos que habían apoyado la guerra imperialista, volver a los que habían dirigido activamente el asesinato de comunistas y de los trabajadores durante el período revolucionario después de 1917. Sin embargo, la táctica pronto se extendió a otros sectores, especialmente en Gran Bretaña, EE.UU. y España. La idea trotskista del "entrismo" por el cual generaciones de los trotskistas han reforzado las organizaciones políticas social- democráticas, nació aparentemente con el "giro francés".

La organización Trotskista francesa tomó la decisión de tomar "el giro decisivo" en el verano de 1934 después de una fuerte presión política de Trotsky, entonces residente en Francia. Un año antes, los compañeros de la Fracción de Izquierda del Partido Comunista de Italia habían sido expulsados burocráticamente de la discusión por los Trotskistas. Habían previsto, y argumentado en contra de la trayectoria de Trotsky y sus seguidores. En la revista Bilan (el balance) nuestros compañeros declararon que la estrategia trotskista era un sustituto esencialmente reaccionario por los esfuerzos para componer un análisis de la decadencia de la oleada revolucionaria del proletariado. Escrito en agosto de 1933 se evaluó el acercamiento de Trotsky a los Socialdemócratas de izquierda como un movimiento "Hacia la Internacional Dos y Tres Cuartos". Ellos argumentaron que:

“Trotsky está cometiendo un error colosal en la promoción de trabajo en común con los socialistas de izquierda, con el objetivo de construir un nuevo partido comunista.”

El enfoque, de contraste, de la Fracción de Izquierda, frente a los trotskistas fue precisamente en torno a la cuestión de la necesidad de análisis y comprensión de la naturaleza del período en lugar de participar en las maniobras organizacionales para tratar de crear un partido de masas, cuando no había posibilidad material de hacerlo.

“En 1927 el proletariado sufrió una terrible derrota por no ganar en la lucha contra el éxito contrarrevolucionario del Centrismo. [Estalinismo sería un atajo más normal hoy en día, aunque hay que añadir que el proceso histórico no puede ser dictado por un individuo dentro de los partidos comunistas ed.]

Afirmar hoy que deseamos establecer nuevos partidos sobre la base de los cuatro primeros congresos de la Internacional significa mandar que la historia marche diez años hacia atrás. Se trata de abstenerse de la comprensión de los acontecimientos que tienen lugar después de estos congresos y que finalmente quiere poner a los nuevos partidos en un entorno histórico no es la suya. El entorno en el que nos gustaría colocar los Partidos nuevos mañana ya está definido por la experiencia adquirida en el ejercicio del _poder proletario y toda la experiencia del movimiento comunista mundial. Los cuatro primeros congresos fueron, en este trabajo, un objeto de estudio que deberá ser presentado al examen más intenso y la crítica. Si fuéramos a aceptarlos de una manera evangelista, llegaríamos a la siguiente conclusión: la muerte de Lenin, o la extracción de Trotsky, fueron las causas de la victoria del capitalismo en varios países y el éxito del centrismo en la URSS y la Internacional .”_

Los escritores de Bilan, sin embargo, entendían que los intentos Trotskistas de atraer la Democracia Social sólo terminarían en un fracaso ignominioso. Pronosticaron correctamente el punto en que los Trotskistas llegarían en 1938:

“La inmadurez de la situación [es decir, la falta de una comprensión de la época histórica] nos da una idea de la probabilidad fuerte que la Internacional "dos y tres cuartos" actualmente en gestación" se reduzca a nada más que un simple cambio en la etiqueta de la OIT “[la Oposición de Izquierda Internacional Trotskista ed.].

Para Trotsky y sus seguidores el "giro francés" y la reorientación hacia partidos capitalistas de la Segunda Internacional y otros fue una aplicación práctica más de la política del "Frente Unido", que se había desarrollado como la política del Comintern durante el declive de la oleada revolucionaria (1920 - 22). Durante la década de 1930, tanto los estalinistas y los trotskistas sacaron conclusiones contra-revolucionarias en cuanto a esa posición.

En este punto Trotsky y el trotskismo dejaron de ser una corriente proletaria de la Izquierda italiana (como ya se conocía). Anunció que ahora

... Es necesario llevar una lucha despiadada y sin cuartel contra él y sus partidarios que han cruzado el Rubicón y se han reunido con la democracia social.

Bilan

Un año antes, Stalin había llevado formalmente la URSS de nuevo al teatro de la competencia imperialista por entrar en esa "cueva de ladrones" (Lenin), la Liga de Naciones. Su objetivo era sencillo. El objetivo de Hitler de "Drang nach Osten" (Empuje al este) fue evidente para todos. Stalin se dio cuenta de que un ataque contra la Unión Soviética era inevitable, así que trató de ganar una alianza con Francia y Gran Bretaña. El papel de la Comintern en este iba a ocurrir en el 7 º Congreso en 1935 y relegó su radicalismo temporal (desde 1928) en contra de la democracia social a los libros de historia. No sólo bautizó a los socialistas como amigos de la democracia, sino también todos los partidos Liberal, Radical o de otra manera contra el fascismo en Europa occidental. El Frente Unido había llegado a su apogeo en el Frente Popular. La respuesta de la Fracción Italiana fue acabar sus enlaces - incluso los de oposición - con la Internacional Comunista y declarar que el 7 º Congreso había colocado una lápida sobre los PC actuales. Mientras tanto, Trotsky denunció el Frente Popular como una perversión del Frente Unico, pero sus críticas carecían de fuerza ya que aceptó las razones esenciales del Frente Popular - defensa de la URSS de la amenaza fascista. Y sin embargo, las fuerzas que habían "hecho la cama para el fascismo" en el levantamiento revolucionario después de la Primera Guerra Mundial fueron precisamente las organizaciones que Trotsky había alentado a sus seguidores a entrar - los Partidos Socialistas.

Después de la ascensión de Hitler el antifascismo - es decir, la oposición a un aspecto particular del imperialismo capitalista, significaba prestar apoyo a su otro aspecto - la democracia capitalista. Esto se manifestó en España, en China y en última instancia, todo el mundo en la Segunda Guerra Mundial. Fue la ideología que enmascaró el apetito tradicional de las potencias capitalistas y que les ha permitido forzar a millones de proletarios en sus ejércitos. Como hemos visto, Trotsky también pidió apoyo de esta cruzada en términos de la defensa de la URSS. Un año después de su asesinato la URSS, finalmente logró lo que buscaba - una alianza con las potencias imperialistas occidentales, incluidos los EE.UU. "en defensa de la democracia".

La Guerra Civil Española

El primer paso en la legitimación del antifascismo como un motivo para defender el imperialismo occidental y estalinista se produjo en España.

Como ya hemos visto, Trotsky había rechazado definitivamente las invitaciones de los líderes de la Izquierda Comunista Italiana a volver a examinar la degeneración de la revolución rusa en el contexto del reflujo general de la oleada revolucionaria. La negativa de Trotsky a llegar a una comprensión de la profundidad del reflujo le permitió equivocarse sobre la naturaleza de los acontecimientos y por lo tanto cuál debería ser la respuesta marxista. En abril de 1936 escribió lo siguiente:

La situación en España ha vuelto a ser revolucionaria. (2)

De hecho, dentro de unos pocos meses, a sus propios partidarios, lejos de buscar posiciones proletarias independientes - el requisito más básico para recuperarse después de quince años de derrota, se les instó a luchar por la democracia española burguesa contra el ejército de Franco.

Los Trotskistas de hoy en día tratan de enturbiar las posiciones que se tomaron, así que tenemos que disipar la confusión. En febrero de 1937 Trotsky escribió:

Sólo los cobardes, traidores y agentes del fascismo pueden negar dar ayuda a los ejércitos republicanos españoles. El deber elemental de todo revolucionario es luchar contra las bandas de Franco, Mussolini y Hitler. (3)

Una vez más, en septiembre del mismo año,

En todas partes y siempre, donde y cuando los obreros revolucionarios no son lo suficientemente potentes para derrocar al régimen burgués inmediatamente, defienden incluso la democracia burguesa podrida del fascismo. (4)

Más tarde en el mismo artículo se ocupó de una posible objeción:

... Durante una guerra entre dos estados burgueses, el proletariado revolucionario .... debe tomar la posición de que "la derrota de nuestro propio gobierno es el mal menor." ¿Esta regla no se aplica también a la guerra civil en la que dos gobiernos burgueses están luchando unos contra otro? No es aplicable .... En la guerra civil española, la pregunta es: ¿democracia o fascismo ... los revolucionarios pueden tener éxito por dar golpes militares al enemigo número uno: el fascismo. (5)

China y Abisinia

Después de haber examinado en breve las primeras adaptaciones Trotskistas a la democracia social y el antifascismo, los casos de China y Abisinia proporcionan una prueba más del apoyo por parte de los Trotskistas del “mal menor" en los tiempos de guerra imperialista.

Una serie de citaciones de 1937 sirven para mostrar la medida y la minuciosidad con que Trotsky instó a sus seguidores a participar en la guerra chino-japonesa. Muchos de los artículos de los que se extraen las citaciones forman, al menos en parte, la polémica en contra de los opositores no Trotskista de la Izquierda Comunista que correctamente argumentaron en contra de tales concesiones al "defensismo".

... El deber de todas las organizaciones de los trabajadores de China era participar activamente y en la primera línea de la guerra actual contra Japón ... (6)

... Debemos distinguir cuidadosamente entre los países imperialistas y los países atrasados, coloniales y semicoloniales. La actitud de las organizaciones obreras no puede ser la misma. La guerra actual entre China y Japón es un ejemplo clásico ... Sólo los agentes conscientes o inconscientes del imperialismo japonés pueden poner los dos países en el mismo plano. (7)

Una victoria japonesa servirá la reacción. Una victoria de China tendría un carácter progresivo. Es por eso que la clase obrera de todo el mundo apoya por todos los medios a China contra Japón. (8)

En el caso de Abisinia, una fuente diferente muestra una posición exactamente paralela adoptada por los trotskistas en Gran Bretaña. C.L.R. James, en ese enonces (1936) un entryista en el Partido Laborista Independiente (ILP) argumentó,

... Que la ILP, en su obligación hacia los pueblos coloniales tiene que ayudarlos en su lucha contra el fascismo italiano. (9)

James hizo aún más clara la posición. Él respondió a una provocación que “ustedes [James y los trotskistas, ed.] apoyan la guerra por medio de la utilización de vidas Abisinias y se niegan a usar sus propios cuerpos para la guerra que apoyan”, ofreciéndose como voluntario en el servicio en Haile Selassie. (10)

Estos ejemplos ilustran el proceso por el cual los Trotskistas salieron del campo proletario, en la década de 1930. No los producimos para menospreciar el heroísmo de los Trotskistas que fueron masacrados en Siberia (junto con los miembros de la Izquierda Comunista rusa) durante la década de 1930. Tampoco tratamos de sugerir que el propio Trotsky fue siempre un agente consciente del imperialismo. Lo que estamos tratando de mostrar es que las posiciones adoptadas por los Trotskistas siguientes no son aberraciones. Forman parte de la metodología de Trotsky y el trotskismo. El paso a las posiciones contrarrevolucionarias fue preparado y completado mientras que vivía Trotsky.

El Partido Comunista Internacionalista desde la Segunda Guerra Mundial

Mientras que Trotsky desarrollaba su pequeña contribución a la defensa del capitalismo, la Izquierda Comunista Internacional fue reducida, al principio, a pequeños grupos dispersos, sus miembros dispersos o encarcelados. Sin embargo, con los primeros movimientos del proletariado contra la guerra en Italia en 1942-43 fue capaz de reconstituirse en un partido, el Partido Comunista Internacionalista. Esto ha seguido existiendo hasta hoy en día manteniendo los principios básicos revolucionarios de los primeros dos Congresos de la Internacional Comunista. Era el único partido político creado durante la Segunda Guerra Mundial que defendía una posición derrotista revolucionario hacia fascistas y antifascistas por igual, tanto en teoría como en la práctica. (11)

Ganó a muchos jóvenes militantes de las filas de los partisanos Stalinistas y por un tiempo dirigió a miles de trabajadores en lucha en Italia de la posguerra. Las restricciones en esta lucha en Italia y la recuperación del capitalismo después de la Segunda Guerra Mundial aseguraron que el nuevo partido no existía fuera de Italia después de 1952. (12)

En este año, el PCInt produjo una plataforma que era, en ese momento, la expresión más clara de los métodos revolucionarios y los objetivos de la Revolución de Octubre.

En 1977 hizo una contribución significativa al crecimiento de un partido mundial del proletariado futuro al iniciar la serie de conferencias internacionales de grupos de la Izquierda Comunista y desde 1983 ha inspirado la creación del Buró Internacional por el Partido Revolucionario al que la CWO se adhiere. Con la creación de este Buró comenzó una nueva etapa en el proceso hacia la reformación del Partido, con base en las lecciones de la experiencia revolucionaria del proletariado. En contraste con este trabajo de reconstrucción, el trotskismo, con sus miríadas de divisiones (por lo menos 20 en Gran Bretaña desde 1945), va de crisis en crisis en la que los Trotskyismos "más puros" se suceden a un ritmo vertiginoso. El Trotskismo es un callejón sin salida para los capitalistas de estado, los simpatizantes críticos de la ex URSS y de la guerra imperialista, que se están dándole vueltas al asunto una y otra vez, tratando de encontrar un camino a seguir.

La profusión de sectas trotskistas que hay hoy en día es testigo de la masa de contradicciones que constituyen los elementos del trotskismo, y objetivamente estos grupos representan el ala izquierda del aparato político de la burguesía. Existen, no por la emancipación del proletariado, sino un orden capitalista de estado en el que serán los nuevos jefes. Objetivamente, funcionan como el ala izquierda de los partidos socialdemócratas o estalinistas, dando a estos partidos protección de los ataques de las posiciones políticas revolucionarias y sobre todo les da credibilidad a ojos de la clase obrera. Al seguir ciegamente la fórmula de que el proletariado tiene sólo una crisis de liderazgo son incapaces de reconocer las condiciones reales para la reactivación del partido revolucionario. Estas se encuentran en la necesidad objetiva de la lucha de las masas del proletariado y la propia claridad programática del partido. Incapaces de percibir estas condiciones básicas, los trotskistas no pueden escapar de su histórico callejón sin salida, sin desandar el camino corrido a las lecciones revolucionarias que el proletariado ha tomado. Al hacer esto, por supuesto, dejarían de ser Trotskistas, ya que no sólo tendrían que abandonar sus confusiones fundamentales, sino que también tendrían que reconocer la naturaleza contra-revolucionaria, burguesa del Trotskismo en sí.

(1) Irónicamente, parte de la maniobra había involucrado una campaña feroz en contra de Bordiga, que en las páginas del periódico del Partido, la UNITA, fue vilipendiado como Trotskista durante1925-26. En 1930, Bordiga fue expulsado finalmente de la PCd'I por su Trotskismo supuesto. Para obtener más información en Inglés sobre la lucha temprana de la Izquierda Italiana contra la «bolchevización» vea el folleto de la CWO, la Plataforma del Comité de Intesa, 1925 - el inicio de la lucha de la izquierda italiana contra el estalinismo mientras el fascismo aumenta su control. Disponible de la dirección del grupo.

(2) La revolución española (1931-39), León Trotsky, (1973), Pathfinder Press, página 211

(3) op.cit. página 242.

(4) op.cit. página 282.

(5) op.cit. página 283.

(6) Escrituras de León Trotsky (1937-38), (1970), Pathfinder Press, p. 107.

(7) op.cit. Página 109

(8) op. cit página 111

(9) Contra la Corriente, Sam Bornstein y Richardson Al, (1986), la Plataforma Socialista, en la página 183.

(10) Op. cit. página 186.

(11) Para más información sobre los primeros años de la PCInt., Vea la serie en los números de Workers’ Voice. 73-74 y N º 78. Disponibles de la dirección del grupo

(12) Para entonces el PCInt había sobrevivido la crisis de la vuelta de Bordiga a la actividad revolucionaria después de 20 años de ausencia de la política. Al igual que Trotsky llevó un enorme prestigio a la política revolucionaria en vista de su contribución pasada - pero también trajo consigo el bagaje del pasado. Incapaz de comprender la verdadera naturaleza de la URSS, vacilante en la necesidad del Partido en este período, incapaz de ver que la era progresista de las luchas nacionales se había acabado y de entender la naturaleza de los sindicatos como baluartes del capitalismo en la época imperialista, amenazó con revocar el paciente trabajo de evaluación teórica de la Izquierda Italiana durante más de dos décadas. Bordiga no se unió a la PCInt. pero su reaparición cuesta muchos cuadros y no fue hasta 1952 que su oposición fue finalmente superada.