La Rusia del Putin eterno

La reciente declaración de la elección presidencial de Vladimir Putin, con 63,75% de los votos, estuvo acompañada, como es ampliamente conocido, por acusaciones de fraude y protestas de la oposición variada.

La desviación entre los resultados reales y los oficiales sería de 14%, según los promotores de la protesta, y luego Putin, irónicamente apodado (pero tal vez no demasiado) "Eterno", no sería capaz de evitar una segunda vuelta, llegando a "sólo" un 49% .

Probablemente, una parte cada vez mayor de la población, especialmente la clase media urbana pequeña / mediana, es cada vez más impaciente con el ejercicio de poder autoritario o por lo menos poco transparente, las purgas de los candidatos incómodos, los abusos de los funcionarios locales vinculados al presidente y el control generalizado de la información.

Incluso la sucesión a los más altos cargos del Estado entre Putin y Medvédev es considerada, aunque todavía por una parte minoritaria de la población, como un acto formal de una democracia cada vez más vacía de contenido. El hecho de que Putin – que no puede volver a presentarse como candidato inmediatamente (de acuerdo con la legislación rusa), después de dos mandatos presidenciales consecutivos - se ha ocupado desde 2007 el cargo de primer ministro, dejando en manos de uno de sus más fieles, el joven Dmitri Medvedev ("crecido" en el gigante energético Gazprom ) el puesto de Presidente.

Sin embargo, en este contexto, las fuerzas de oposición llamadas "democráticas" han mostrado una gran debilidad, frustrando las aspiraciones de los candidatos, entre otros, que desempeñan el papel de representar los intereses de Washington en Rusia, según el esquema trillado de las "revoluciones de colores". El éxito de Putin en las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre de 2011 (manchado de un fraude evidente) ha legitimado el nuevo candidato para el Kremlin, la formalización de facto (después de un intento fallido de separación por Medvedev) del cambio de papeles.

Sin embargo, es tal vez más de la situación económica, frente a los problemas la democracia burguesa incompleta, que agita de clase media, en parte, creada en la Rusia del mismo Putin. La crisis de 2009, con una contracción del PIB del 7,8%, ha puesto de relieve la fragilidad del desarrollo de la economía de Rusia, que se expresó en la década anterior (entre 1999 y 2008), con tasas medias de crecimiento entre el 6 y el 7%.

La estrecha dependencia de las exportaciones de materias primas (especialmente los de energía) es la base tanto del desarrollo tumultuoso (determinado por la evolución favorable de los precios) como la crisis súbita (debido a la contracción de la demanda).

Rusia tiene una gran riqueza de materias primas (es el estado con las mayores reservas de gas natural, en segundo lugar en cuanto a reservas de carbón y el octavo en materia petrolera) y alrededor del 80% de las exportaciones son representadas por el petróleo, el gas, metales naturales y madera.

Varios economistas sostienen que el gobierno no ha logrado diversificar adecuadamente la economía y las medidas sociales se han llevado a cabo en gran parte debido a la redistribución de los ingresos de la exportación de ciertas materias primas.

En los últimos años la tendencia parece ser más pronunciada, ya que las exportaciones de petróleo y gas constituyeron una cuarta parte del presupuesto del Estado Federal de Rusia en 2000, ahora representan aproximadamente la mitad del presupuesto.

Por otro lado, los grupos industriales de Rusia siguen siendo en gran medida inadecuados para hacer frente a la competencia internacional y la mayor parte de los bienes de consumo y la tecnología ha sido importada desde el extranjero.

Teniendo en cuenta que los mercados de materias primas son relativamente más sensibles a las fluctuaciones que los mercados industriales, se entiende cómo la economía rusa es enormemente dependiente de los mercados extranjeros.

También se debe considerar las transformaciones actuales en el mercado de la energía, también inducidas por el desarrollo tecnológico continuo, las compañías petroleras rusas se ven obligados a buscar nuevas fuentes en las regiones remotas del norte y el este de Siberia, donde los costos iniciales son mucho más altos. A la vez la alza de los precios está produciendo nuevos competidores, especialmente en las Américas (el así llamado unconventional oil, (petróleo no convencional) un tema que merece mucho más espacio pero simplemente vamos a mencionarlo).

El clima de inversión también se ha deteriorado progresivamente en los últimos años tanto durante la presidencia de Vladimir Putin como en su cargo de primer ministro (un informe preliminar por parte del Banco Central de Rusia, para dar una estimación del fenómeno, ha indicado claramente que 84,2 billones de dólares dejaron el país en 2011).

La corrupción generalizada y la ineficiencia estatal, donde el Estado todavía juega un papel importante en la dirección de grupos industriales y financieros, son algunos de los aspectos que principalmente desalientan la inversión extranjera directa.

Aunque, en general, en las economías en desarrollo, la inversión es de 25-30% del PIB, en Rusia sólo alcanza el 21-22%.

Así que teniendo en cuenta la importancia de la inversión extranjera y el. "Know how" (conocimiento) en la innovación tecnológica y su retraso, las industrias rusas apenas pueden asumir un papel importante en la economía mundial en el corto / medio plazo

Otro problema es la obsolescencia de la infraestructura básica, es decir, de las carreteras, puentes, canales, escuelas, hospitales y gasoductos, en su mayoría construidos en la época soviética.

La construcción y el mantenimiento adecuado de la infraestructura pública, de hecho, se disminuyeron drásticamente a partir de entonces.

La disminución de la población es el resultado elocuente de la crisis dramática que experimenta el país y todavía influye significativamente en la dinámica del desarrollo.

Según un informe de UNICEF y el Servicio Estatal de Estadísticas, la población infantil en Rusia ha caído de 38 millones de niños en 1995 a 26,5 millones de niños en 2008. La población general se ha disminuido en 6 millones desde el colapso de la URSS en 1991, debido a las dificultades económicas, el alcoholismo y el deterioro de las condiciones sociales.

Se estima que la tasa de natalidad no va a aumentar significativamente en las próximas dos décadas, debido a una reducción en el número de mujeres de edad fértil.

En este sentido, el envejecimiento de la población, dando lugar a un aumento del gasto en pensiones, empieza a preocupar a más de un analista (se estima que para 2030 habrá 9 millones de jubilados más y 11 millones de trabajadores menos).

La clase obrera rusa, aunque no vive actualmente en las condiciones trágicas de 1990, fue sólo marginalmente afectada por el desarrollo económico y basta considerar que el PIB per cápita de un ciudadano ruso, lo que equivale a $ 13.650, sigue siendo inferior a la de un ciudadano griego, igual a $ 17,710 (después de cinco años de recesión pesada) para darse cuenta de los problemas actualmente presentes y generalizadas en el país.

En 2010 y 2011, gracias a la crisis de Libia y la inestabilidad de los países mediterráneos, que han hecho subir los precios del petróleo, Rusia ha comenzado a crecer, aunque la tasa de crecimiento se ha reducido a la mitad en comparación con los años anteriores.

El crecimiento sigue siendo significativamente menor que él de los otros países BRIC (Brasil, Rusia, India, China: la así- llamada locomotora del desarrollo capitalista mundial) y insuficiente para afectar significativamente a las concentraciones de pobreza en el país.

Las reformas anunciadas por Putin, con la esperanza de atraer inversión y capital extranjero, pueden ser vistas como un intento de modernizar el capitalismo ruso que de otra manera desempeñaría un papel cada vez más marginal en el tablero de ajedrez inter-imperialista.

Battaglia Communista, 2012-03
Monday, April 9, 2012

Comments

El hambre no engendra automaticamente una revolucion,eso es una perogrullada.Asi como en Rusia la socializacion de la miseria trajo consigo que la mayoria debia trabajar todo el dia para mantener la sociedad y los que "sabian" vivir con prebendas para organizarla desde sus pulpitos,las horas restantes,eso fue lo que condujo a la explotacion y a la competitividad del chiriguinguito ruso para poder hacerse un hueco solvente y rentable en el manipulado y desestructurado mercado mundial.Y de ahi nacio el historico capitalismo "rojo".La pobreza (como lo viene manifestando las revueltas del hambre,a manos del lumpenproletariado o de la historica "chusma" desclasificada) no genera automaticamente una respuesta de conciencia entre la clase de los productores que se ven permanentemente absorvidos por el tiempo de trabajo para la mera superviviencia fisica .